¿Cuáles son las verdaderas razones detrás de las inasistencias?

clueless doctor.jpeg

En nuestro último artículo (¿Cómo reducir las inasistencias en tu consultorio?) hablamos un poco sobre por qué los pacientes faltan a una cita. En esta ocasión nos dimos a la tarea de investigar con mayor profundidad las razones detrás de una inasistencia. A continuación te compartimos nuestros hallazgos y recomendaciones:

1. Ofrecer consultas para dentro de varias semanas

Es prácticamente imposible ofrecer citas en el día y hora que resulta más conveniente para cada uno de tus pacientes. Si bien es cierto que existe flexibilidad por parte de los pacientes y que estos se adaptan a tu agenda, un estudio realizado por 10to8, descubrió que a mayor tiempo de espera es más probable que los pacientes no acudan a su cita. Por cada semana de espera, las probabilidades de inasistencia aumentan en un 10%.  Es más, The Health Care Manager publicó un estudio en el que se encontró que existe una probabilidad de inasistencia del 50% en citas con un tiempo de espera mayor a los 30 días.

Si no puedes evitar que tus pacientes esperen algunas semanas para su próxima consulta, asegúrate de contar con una herramienta para recordarle las citas a tus pacientes. Puedes usar desde las tradicionales llamadas telefónicas o implementar recordatorios automáticos vía correo electrónico o mensajes de texto.

2. No recordarle las citas a tus pacientes

La falta de recordatorios hará que tus pacientes olviden su cita (sobre todo si la agendaron con bastante tiempo de anticipación). En un estudio publicado por el expediente electrónico athenahealth se identificó que la forma más efectiva para reducir inasistencias es a través de recordatorios por mensajes de texto. Con una muestra de 57 millones de citas, concluyeron que 9.4% de las citas confirmadas por teléfono resultaron en inasistencias, mientras que solamente 4.4% de las citas confirmadas por mensaje de texto resultaron en inasistencias. 

Muchos piensan que los mejores recordatorios son las llamadas y no los mensajes de texto. Sin embargo,  TextRequest encontró que el 90% de los mensajes de texto se leen en menos de 3 minutos y que tienen una tasa de respuesta de 209% mayor a las llamadas.  Además, enviar un recordatorio de cita como mensaje de texto consume menos tiempo que realizar una llamada.

Implementar recordatorios automáticos es más fácil de lo que crees. Con Holly puedes activarlos con tu Google Calendar, Outlook o sistema de agendamiento, en menos de 5 minutos.

3. 'Temor' de ir a consulta y falta de información

El Centro Médico de la Universidad de Nebraska financió una investigación médica en la que descubrieron que el 65% de los pacientes tenían ‘barreras emocionales’ respecto a las consultas médicas.

Es probable que tus pacientes tengan temor de recibir un diagnóstico desfavorable que los haga enfrentarse a un camino incierto. Debido a esta predisposición emocional tus pacientes pueden cancelar su cita en el último minuto o simplemente no presentarse. ¿Qué puedes hacer tú como profesional de la salud? La comunicación efectiva es clave para calmar los temores de tus pacientes. El ponerse en sus zapatos y mostrar empatía sobre su situación ayudará a calmarlos y ellos te lo agradecerán.

Es importante informarles con el mayor detalle posible sobre su tratamiento o diagnóstico, en términos que ellos puedan entender fácilmente y sin confusiones. Algunos pacientes se quedan con dudas y les da vergüenza admitirlo. Mantener siempre abierta una línea de comunicación ayudará a que el paciente calme sus miedos y no decida rendirse. Al hablar sobre los miedos de los pacientes y darles información significativa, tus pacientes confiarán más en ti y se reducen las probabilidades de una inasistencia.

4. Problemas con el traslado

¿Sabes de dónde vienen tus pacientes? ¿Cómo se trasladan a tu consultorio?  Probablemente cuentes con algunos que cruzan la ciudad para ir a consulta e incluso hasta haya algunos que vienen de otros estados (o países) solo para atenderse contigo. Para aquellos que tienen que recorrer un largo trayecto para llegar a tu consultorio existen mayores probabilidades de encontrarse con algún imprevisto logístico, que derive en una inasistencia.

Los pacientes que utilizan el transporte público tampoco están exentos. En una investigación del Health & Social Care in the Community, publicada por The Atlantic, descubrieron que para un tercio de los encuestados era ‘díficil’ o ‘muy díficil’ encontrar un medio de transporte que los llevara con su médico. Llegando al extremo de admitir que solo en caso de emergencia acudían al médico.

Durante la primera consulta con tus pacientes, averigua sobre su procedencia, o pídele a tu asistente que lo pregunte cuando llamen para hacer la cita.  Con esta información podrás aplicar una política más flexible respecto al horario de consulta, para aquellos que "vienen de lejos”.   

También en caso de que el tránsito vial cerca de tu consultorio se vea afectado por algún evento, avísale a tus pacientes. Así, ellos estarán más conscientes respecto al tiempo requerido para llegar.  

5. Finanzas

Una de las razones por la cual los pacientes no asisten a sus citas es por que experimentan un problema económico. En un estudio realizado por el New York Times y por la Kaiser Family Family Foundation, uno de cada 5 estadounidenses tiene problemas para pagar sus cuentas médicas, aún con el apoyo de un seguro.

La sombra de costos adicionales como estudios, medicamentos y tratamiento puede abrumar a un paciente estresado financieramente. Sin un presupuesto claro para cuidar su salud, es probable que tus pacientes se salten alguna consulta ocasional para ‘ahorrar’ un poco.

Para evitar este tipo de inasistencias, habla con tus pacientes en la primera consulta y antes de iniciar su tratamiento, respecto al costo aproximado de éste. Así ellos tendrán la información necesaria para decidir si siguen adelante con tus servicios o si buscan una opción más económica.

Si tu paciente tiene problemas económicos, pero realmente necesita el tratamiento, siempre puedes hablarle de opciones de financiamiento para cubrir gastos médicos, como Alivio. Por tu parte, puedes ofrecer pago con tarjeta de crédito, planes de pago o dividir una gran cuenta en pagos pequeños.

¿Crees que nos hizo falta alguna otra razón? Escríbenos y dinos tu opinión.

Para solicitar un demo de Holly, haz clic aquí. ¿Quieres aprender más de sus servicios? Ve aquí y conoce cómo puede ayudar a incrementar los ingresos y la productividad en tu consultorio.

Experiencia de pacientes

Suscríbete a nuestro Blog